Síntomas del Trastorno Bipolar

capítulo 7 síntomas trastorno bipolar

Síntomas del Trastorno Bipolar

Como vengo diciendo en entradas anteriores, el trastorno bipolar es un trastorno del ánimo. Es decir, hay épocas en las que nuestro ánimo se dispara para arriba y otras en las que cae por debajo de los límites de la normalidad.

A menudo, durante estas fases de descompensación (fases maníacas y/o hipomaníacas y fases depresivas), las personas que hemos sido diagnosticadas con trastorno bipolar no somos conscientes de que se producen unos cambios que nuestro entorno es capaz de percibir.

Esto ocurre especialmente en las fases de manía y/o hipomanía porque nos “encontramos” tan bien, que en muchos casos negamos que estemos sufriendo cualquier tipo de descompensación.

No obstante, cuando estamos en una fase depresiva, sí que solemos conscientes de que estamos pasando por un mal momento. Sin embargo, solemos distorsionar la realidad y también creemos que esa situación no es reversible.

Los síntomas del trastorno bipolar

El trastorno bipolar se caracteriza por fases maníacas y/o hipomaníacas y por fases depresivas y por tanto, conviene diferenciar los síntomas propios de cada fase.

El DSM-V (Diagnostic and Staticial Manual of Mental Disorders) y el CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) son los manuales donde se recoge una clasificación de las enfermedades mentales de manera consensuada.

En mi opinión, estos manuales no recogen todos los síntomas que caracterizan los distintos episodios. Por tanto, he decidido complementar las listas con síntomas propios de las distintas fases.

Síntomas de un episodio maníaco y/o hipomaníaco:

  • Aumento de la autoestima o sentimiento de grandeza (es decir, una sensación exagerada de elevación o euforia).
  • Disminución de la necesidad de dormir (p. ej., se siente descansado después de sólo tres horas de sueño). También se incluyen problemas para conciliar el sueño y un exceso inusual de energía.
  • Más hablador de lo habitual o presión para mantener la conversación.
  • Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que los pensamientos van a gran velocidad.
  • Facilidad de distracción (es decir, la atención cambia demasiado fácilmente a estímulos externos poco importantes o irrelevantes), según se informa o se observa.
  • Aumento de la actividad dirigida a un objetivo (social, en el trabajo o la escuela, o sexual) o agitación psicomotora.
  • Participación excesiva en actividades de riesgo o imprudencia que tienen muchas posibilidades de consecuencias dolorosas tales como dedicarse de forma desenfrenada a compras, juergas, indiscreciones sexuales o inversiones de dinero imprudentes).
  • Sensación de nerviosismo e inquietud.
  • Aumento de los niveles de agitación, irritabilidad y sensibilidad excesivas por encima de lo normal.
  • Sensación anormal de pensamientos acelerados.

Para que se pueda considerar que una persona con trastorno bipolar esté sufriendo una descompensación, al menos tres o más de los síntomas presentados anteriormente (cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable) deben estar presente.

En el caso de las fases depresivas, he decidido también complementar las listas de síntomas que se recogen en el DSM-V y CI-10.

Síntomas de un episodio depresivo:

  • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día y casi todos los días.

Nota: En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.

  • Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día. Esta falta de interés se produce durante un periodo prolongado de tiempo (días, semanas o meses).
  • Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso o alteraciones anormales de la alimentación del apetito casi todos los días.
  • Desorden en las pautas del sueño. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  • Agitación o retraso compositor casi todos los días (observable por parte de otros; no simplemente la sensación subjetiva de inquietud o enlentecimiento).
  • Fatiga o sensación de falta de energía o sensación de cansancio casi todos los días.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpabilidad excesiva o inapropiada casi todos los días (no simplemente el autorreproche o culpa por estar enfermo).
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o de tomar decisiones, casi todos los días y tendencia a la desidia.
  • Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.
  • Disminución importante de los niveles de actividad. La persona en fase depresiva puede pasarse casi todo el día sin realizar ningún tipo de actividad, estando sentado o tumbado.
  • Olvido anormal y frecuente de las cosas.

Para que se pueda considerar que una persona se encuentra en fase de depresión, 5 o más de los síntomas presentados deben estar presentes.

Acabar con el estigma de las enfermedades mentales

Como vengo diciendo en entradas anteriores, uno de los objetivos de Realidad Bipolar es acabar con el estigma que rodea a las enfermedades mentales. Aquí es donde te pido que me ayudes.

¿Conoces a alguien diagnosticado con trastorno bipolar o al que le pueda resultar interesante este blog? Si la respuesta ha sido , te pido que lo compartas con él o ella. Estoy seguro que considerará este espacio como un recurso de gran valor.

Hablar sobre las enfermedades mentales y estar bien informado son mecanismos esenciales para acabar con el estigma.

Muchas gracias, un saludo y hasta la próxima entrada. 🙂

sintomas del trastorno bipolar
Hay veces en las que uno ríe por fuera y llora por dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.